© 2019 Adriana Coines ・ Minimalistamente ・hola@minimalistamente.com
  • Adriana Coines

7 hábitos hygge para sentirse bien inmediatamente



Ahora que está llegando la primavera y tenemos a menudo flores frescas en casa, no puedo dejar de notar el efecto tan potente que un simple detalle como unas flores encima de la mesa puede ejercer sobre nuestro estado de ánimo.


El hygge es un concepto danés que se ha puesto muy de moda desde que Meik Wiking sacó su libro. Es lo que yo llamo "hábitos muy simples que me hacen sentir bien inmediatamente". Al fin y al cabo, estos siete habitos ya los practicábamos muchos ante de que se pusiera de moda todo esto del hygge. Cada uno de ellos es capaz de levantarte el ánimo, y si los juntas todos al mismo tiempo es como crear una especie de oasis de paz en medio del ajetreo de la vida moderna.


Además de que reduce el estrés, a mí me ayuda mucho a encontrar la inspiración cuando estoy escribiendo. En los momentos en que me siento un poquito bloqueada, pongo en práctica alguno de estos hábitos y enseguida me siento más concentrada y más creativa.


Aquí te cuento siete hábitos súper simples que pueden levantarte el ánimo en un momento:


1. Flores frescas.

Las flores no solamente son decorativas y huelen bien, sino que nos traen a casa un poquito del milagro de la naturaleza y nos reconectan con la madre tierra. A mí me gustan especialmente las flores silvestres, que son, por así decirlo, más reales que las de cultivo, y siento que nos transmiten una sabiduría sutil, pero profunda.


2. Música suave.

Después de dedicar casi toda mi vida a la música, conozco muy bien su gran poder terapéutico. Elige cualquier música que te guste, no tiene por qué ser música especial de meditación o relajación. Prueba diferentes ritmos y armonías, hasta que des con aquella que te induce al estado de ánimo que estás buscando. Según el momento, te apetecerá un estilo u otro.


3. Luces de ambiente.

Aunque muchas veces ni siquiera somos conscientes, la luz nos influye un montón en nuestro estado de ánimo. Enciende luces de ambiente suaves y cálidas y apaga la luz del techo. Esas luces blanquecinas del techo que iluminan toda la habitación, ¡me dan pampurrias! Me gustan especialmente las lámparas de sal y las cadenas de lucecitas, que las utilizo durante todo el año, no solamente en Navidad. Y también velas, por supuesto, que dan una luz mágica, muy diferente de la luz eléctrica.


4. Quemar inciensos o aceites esenciales.

Los olores tienen un intenso impacto en nuestras emociones, como explica la aromaterapia. Además de utilizarlos como ambientador para eliminar malos olores en tu casa, también puedes quemar inciensos y aceites esenciales con objeto de inducirte al estado de ánimo que deseas.


5. Bebidas calientes.

Las bebidas calientes tienen algo que reconforta. Ese olor dulce que desprenden, el calorcito que te dejan en el estómago y en las manos... Si hace calor, también puedes tomar una bebida fría. Y no hace falta hincharte de azúcar y químicos. Puedes tomar té, limón y miel, leche vegetal con especias, kombucha... Hay montones de opciones saludables y muy sabrosas.


6. Ropa cómoda.

Cámbiate y ponte algo de ropa ancha, que no te apriete ni te moleste en absoluto. Especialmente si hace frío, es muy reconfortante vestirse con ropa calentita y suave. Una de las cosas que me ponen de peor humor en este mundo es tener frío. Un buen jersey de lana y unos calcetines gordos pueden obrar maravillas. Se ve la vida de otro color.


7. Sentarse en el suelo.

Quien dice en el suelo, dice en el sofá; pero yo encuentro que sentarse o tumbarse en el suelo tiene algo especial. No sé si es por alguna cuestión energética, o porque tienes más sitio y estás más cómodo... En cualquier caso, sentarme en el suelo, como si estuviera haciendo un picnic, me relaja y me pone de buen humor. En invierno lo hago en casa, sobre una alfombra o una manta, y en verano fuera, en el prado. Puedes utilizar cojines y mantas para estar bien cómodo.


Te doy un truquito extra muy conveniente: apagar el teléfono. Desconecta, haz una pausa de mensajitos y de redes sociales, disfruta del momento presente sin distracciones. ¿Y si lo utilizo para escuchar música? ¡Pues ponlo en modo avión!