• Adriana Coines

7 ideas para empezar el día con positividad



Durante muchos años, me despertaba todos los días con una sensación de angustia. Ahora conozco algunos truquitos que me ayudan mucho a empezar el día de otra manera, a levantarme mucho más tranquila, relajada, y a empezar el día con positividad.


1. Planear la noche anterior lo que vas a hacer al día siguiente.

Hace una gran diferencia levantarte sabiendo lo que tienes que hacer, cuándo lo vas a hacer y cómo lo vas a hacer. Para ayudarme a estructurarme bien el trabajo y las tareas utilizo un sistema de agenda y de listas que me ayuda muchísimo.

Si no tienes claro lo que debes hacer al día siguiente, elige cualquier actividad o tarea que te venga a la mente. La tarea en sí es un poco lo de menos; lo importante levantarte sabiendo ya qué es lo que vas a hacer. Te volverás más eficiente y productivo y te ahorrarás el estrés de empezar el día sin rumbo.


2. Desconectar por la noche para descansar de verdad.

El teléfono móvil, el ordenador, la tableta, el wi-fi si es posible... Apaga todo un buen rato antes de irte a la cama. Así empiezas a cerrar el día poco a poco, a desconectar mentalmente de trabajo, de problemas, de redes sociales, de noticias..., de todas esas cosas del mundo exterior. Empiezas a bajar el ritmo y prepararte para el descanso. Esto que hacemos muchos de irnos a la cama con el ordenador o la tablet, y quedarnos dormidos viendo una serie o navegando por las redes sociales... Yo lo he he hecho durante un par de años y por eso sé lo perjudicial que es para nuestro descanso y para nuestro biorritmo.


3. Levantarse temprano, para aprovechar el día sin prisas.

Levántate a una hora que te permita disfrutar esas primeras horas del día de tranquilidad absoluta antes de que el mundo empiece a funcionar. Cuando te levantas tarde, sientes que has perdido un poco la mañana y te pasas el resto del día con prisas. Levantarme temprano y aprovechar ese par de horas me hace sentir productiva, y me evita esa sensación de angustia por la mañana.


4. Concederte un ratito de silencio todas las mañanas.

Aunque sean sólo diez minutos, es muy positivo darse ese momentito diario de silencio para reconectar con uno mismo, para observar lo que nos está pasando por la cabeza... Puedes hacer una pequeña meditación, o escribir un rato o, simplemente, estar tranquilo y hacer un respaso mental de lo que vas a hacer en el día. Se trata de empezar el día con claridad mental, con paz, y bien conectado contigo mismo, seguro de ti mismo, sin todo ese ruido y distracciones del mundo externo.


5. Retrasar el momento de conectarte.

En vez de correr a encender el teléfono y el Internet nada más despertarte, date un respiro y disfruta de la tranquilidad de la mañana. Ya tendrás tiempo de sobras más tarde para revistar el email o las redes sociales. Retrasa el momento de encender el teléfono y el internet hasta que realmente lo necesites. Esto te ayudará a empezar el día con foco.


6. Compartir la rutina de mañana con los tuyos.

Si tienes la oportunidad, tómate el tiempo de desayunar con tu familia y estar realmente presente para ellos. Esto mantiene a la familia unida y te hace empezar el día con alegría.Y si vives solo, siempre puedes quedar con algún amigo o un compañero para desayunar y tomarte un café en calma antes de empezar el trabajo. ¿No es esto muchísimo más agradable que levantarse con prisas de la cama, malhumorado, e irse directamente a trabajar? Yo creo que sí.


7. Escucha tu música favorita.

Yo no entiendo la vida sin música, así que una parte muy importante de mi rutina de mañana es poner una música que me llene de energía y que me induzca al estado de ánimo que quiero para el día. Si me he despertado muy estresada, pongo una música que me calme; si me he levantado cansada, con poca energía, pongo algo que me anime. Creo mucho en el poder sanador de la música.




© 2019 Adriana Coines ・ Minimalistamente ・hola@minimalistamente.com