© 2019 Adriana Coines ・ Minimalistamente ・hola@minimalistamente.com
  • Adriana Coines

8 cosas que puedes tirar hoy mismo



Ahora que acaba de comenzar el año, es un buen momento para hacer un poquito de limpieza en casa y empezar 2019 con buen pie. Sé que a veces resulta difícil saber por dónde empezar y cómo ponerse en marcha, así que hoy quiero compartir con vosotros ocho ideas de cosas que podemos dejar ir en este mismo momento, para ponernos en marcha ya.


1. Ropa gastada.

Esas prendas viejas, rotas, que ya nos da vergüenza llevar por la calle, es el momento de darles gracias y decirles adiós. Te aconsejo que no las guardes para llevarlas en casa, porque probablemente ya tienes ropa de estar por casa que está en buen estado y que te gusta más. Merecemos sentirnos a gusto en nuestra ropa y llevar prendas en buen estado. También cuando estamos en casa, ¿por qué no?


2. Productos caducados.

Ya sean alimentos, cosmética, medicamentos... Las cosas que están caducadas no van a mejorar con el tiempo, así que ¿para qué esperar? Saquémoslas hoy mismo de casa.


3. Restos de productos.

Tanto en la cocina como en el baño, retiremos todos los envases vacíos y los restos que ya no utilizamos.

A veces nos queda un resto de champú, por ejemplo, que no nos acaba de entusiasmar, así que abrimos una botella nueva y la vieja se queda por ahí, abandonada. Si no te gusta y no la vas a usar, mejor tírala ahora.

Sé que esto es muy poco ecológico; por eso yo recomiendo utilizar productos sin envase, dentro de lo posible, y, sobre todo, comprar de una manera más consciente, para no acabar tirando productos que no nos gustan.

Sé honesto contigo mismo y, si sabes que un producto va a terminar en la basura, mejor tíralo hoy mismo.


4. Aparatos estropeados:

Todo tipo de electrodomésticos o tecnología. Si llevan mucho tiempo almacenados, lo más probable es que no los llevemos a reparar nunca, porque, en el fondo, no los necesitamos.

Mi truco: cuando no lo tengo muy claro, me pongo un plazo y me digo, por ejemplo: si no he llevado este reloj a reparar en las próximas dos semanas, se va fuera.

Pensando en el medio ambiente, yo prefiero invertir más dinero en menos aparatos de mejor calidad, que sé que me van a durar muchos años.


5. Recuerdos que me hacen sentir mal.

A menudo guardamos objetos inservibles por motivos sentimentales que, en el fondo, si lo pensamos bien, nos ponen tristes o nos hacen sentir culpables. ¿Para qué guardar guardar cosas que me ocupan espacio y encima me hacen sentir mal? En mi casa sólo quiero objetos que aporten valor a mi vida y me hagan sentir bien.


6. Documentos inservibles.

¿A ti también se te acumulan pilas y pilas de papeles por todos los rincones? ¡Es hororoso! Yo hago regularmente una recopilación de papeles y me deshago sin piedad de todo lo que ya no sirve: correspondencia despachada, recibos viejos, propaganda, manuales que nunca se consultan y todo tipo de documentos que ya están obsoletos. ¡Al reciclaje con ellos!


7. Embalajes vacíos.

Ya lo sé: que si pueden servir para algo, que si hay que devolverlo, que si la caja es muy bonita... La verdad, yo prefiero arriesgarme a tener que comprar una caja de cartón si un día me veo con una emergencia (lo cual nunca me ha pasado). No me compensa la cantidad de espacio que me roban.

Cuando necesito una caja la pido en el supermercado, donde siempre tienen de sobras y de todos los tamaños.


8. Decoración que no te encanta.

Sé lo difícil que resulta tirar decoración vieja a medida que traes cosas nuevas que te gustan más. Pero, ¿por qué querríamos volver a poner en nuestra casa objetos decorativos que no nos apasionan? Personalmente, prefiero dejar las paredes blancas antes que colocar objetos que me parecen solamente "bien".