© 2019 Adriana Coines ・ Minimalistamente ・hola@minimalistamente.com
  • Adriana Coines

El experimento del número mágico



Me preguntáis mucho cuál es el número ideal de pertenencias que debería tener un minimalista. Pero no hay un número ideal que funcione para todos: cada uno debe averiguar lo que yo llamo “su número mágico”.


El número mágico es un número de objetos suficientemente abundante para que no te falte nada, pero suficientemente reducido para que te resulte súper fácil manejarlo. La cuestión es encontrar ese punto de equilibrio en el que sientes que tienes todo lo que necesitas y, al mismo tiempo, que sea manejable y fácil de mantener en orden.


Ya sabes que la clave para mantener el orden en casa no es el sistema de organización que utilizas, sino tener una cantidad manejable de pertenencias.

Entonces, ¿cómo encuentras tu número mágico personal? Yo te propongo un experimento.


Cuando descubrimos el minimalismo, solemos empezar sacando de casa poco a poco cosas que ya no nos sirven. Pues lo que yo te propongo es que hagas justo lo contrario: en vez de ir quitando, ir añadiendo las cosas que necesitas.

Es algo similar a lo que hizo Petri Luukkainen en su documental My Stuff. Él vació su casa por completo, lo metió todo en un garaje, y de allí fue sacando poco a poco las cosas esenciales que iba necesitando, hasta que tuvo suficiente.


Este experimento te va a resultar difícil si tienes mucho acumulado en casa. Por eso, te aconsejo hacer el experimento después de una primera limpieza general, cuando ya te hayas liberado de aquello que tienes claro que no necesitas.


Puedes descargar gratis mi Guía para minimalizar tu casa, que te resultará muy útil a la hora de hacer este experimento, porque te da una visión de las diferentes categorías de cosas que puedes encontrar en tu casa.


  • Paso 1. De cada categoría de objetos, elige los que seguro que necesitas. No tengas miedo de exagerar y de quedarte con extremadamente poco; de eso se trata, de jugar con tus límites y conocerlos. Luego vamos a ir reintroduciendo cosas, así que no te preocupes.

  • Paso 2. Cuando tengas esta selección básica, retira el resto de cosas. Mételas en el trastero, empaquétalas en cajas de mudanzas... Lo que tú prefieras. La cuestión es quitarlas de circulación y empezar a vivir solamente con tu selección.

  • Paso 3. Probablemente vas a ir necesitando cosas en el día a día. Recurre entonces a tus cajas, como si te fueras de compras. Saca sólo lo que realmente te hace falta, y deja esos objetos en circulación, con el resto de las cosas que estás utilizando. De esta manera irás identificando cuáles son las cosas que utilizas y las que no.

  • Paso 4. Continúa añadiendo cosas hasta que sientas que ya tienes todo lo que necesitas; o hasta que notes que se te empiezan a ir de las manos. Si empiezas a sentir que tus cosas te dan demasiado trabajo, que las pierdes por la casa o te cuesta mantenerlas en orden, es probable que hayas superado tu número mágico.


Te aconsejo hacer este experimento durante un mes como mínimo, para que te dé tiempo a profundizar. Pero si tienes la posibilidad y la paciencia, extiéndelo todo lo que quieras.


Si vives con tu familia o con otras personas, puede que te resulte más fácil separar en cajas las cosas que vas utilizando, y no al revés. En vez de retirar todo y reintroducir lo que utilizas, imgina que empiezas de cero y ve marcando cada una de las cosas que utilizas, o guardándolas por separado, para identificarlas de esta manera.


Otra variante es hacer el experimento con una categoría de cosas después de otra, así no la lías tanto. Elige una sola categoría –puedes utilizar la guía para esto– y busca tu número mágico. Cuando lo tengas, pasa a la siguiente categoría. Esto lo puedes hacer con categorías grandes, generales, como el menaje de cocina, o con subcateogrías más pequeñas, como cubiertos. Nadie se dará cuenta de lo que estás haciendo.


Estas formas menos extremas de hacer el experimento también pueden resultarte muy útiles, aunque, si tienes la posibilidad, te recomiendo la experiencia de empaquetarlo todo como si te fueras de mudanza, porque tiene un impacto psicológico muy interesante.