© 2019 Adriana Coines ・ Minimalistamente ・hola@minimalistamente.com
  • Adriana Coines

La trampa del minimalismo



Hace ya más de tres años y medio que me enamoré perdidamente del minimalismo como estilo de vida. Pero no olvidemos que todas las historias de amor tienen su pequeña parte oscura. Y el minimalismo, desde luego, también tiene sus peligros y sus trampas.


Si te estás planteando introducir el minimalismo en tu estilo de vida, ¡fantástico, me alegro por ti! Pero creo que es importante tener toda la información antes de empezar. Por eso te quiero contar los peligros del minimalismo, según mi experiencia:


Auto-obligación

A todos nos gusta sentirnos identificados con un movimiento, con una cultura, con un grupo al que que pertenecemos. Y esto es natural. Sin embargo, debemos tener la precaución de no auto-imponernos etiquetas que pueden llegar a sentirse como una carga u obligación.

El minimalismo es una herramienta maravillosa, que puede ayudarte a mejorar tu vida a todos los niveles. Pero si no la utilizamos bien, si lo tomamos como un dogma, puede llegar a convertirse en una estructura que nos limita.


Sentirse culpable

Cuando acababa de descubrir el minimalismo, tendía a sentirme culpable cuando tenía más cosas de las que yo imaginaba que debería tener siendo minimalista. Pero, ¿por qué sentirnos culpables? El minimalismo sirve para ser más feliz, no para hacernos sentir mal. Cuando malinterpretamos los principios del minimalismo podemos llegar a creer que debemos deshacernos de cuanto más mejor y llegar a vivir en un estado de carencia. Llegamos al punto de sentirnos culpables cuando compramos cosas nuevas y no permitirnos a nosotros mismos disfrutar de las cosas materiales.

Pero lo cierto es que lo material también es importante, es una parte de nuestra experiencia humana. La cuestión es afrontarlo con consciencia, para disfrutarlo de la mejor manera.


Exagerar

Cuando descubrimos algo nuevo que nos hace sentir bien, a veces tendemos a exagerar un poquito. Cuando yo descubrí el minimalismo, de repente tuve ganas de tirarlo todo por la ventana y quedarme con solo una mochila. Pero cuando lo piensas con cabeza fría, hay muchos objetos materiales que nos facilitan mucho la existencia. Evitemos emocionarnos en exceso con esta idea del minimalismo y acabar haciéndonos la vida más complicada en vez de más simple. No tenemos que deshacernos de absolutamente todo sólo porque podríamos vivir sin ello.


Tirarlo todo antes de tiempo

Otro de los peligros típicos es cuando te da el arrebato minimalista, arramblas con todo lo que encuentras en tu casa y la vacías cuando todavía no estás preparado realmente. Y lo que ocurre es que, como no has hecho ese cambio interior primero, vuelves a comprar todas las cosas y vuelves a acumular, y te ves exactamente igual donde antes, sólo que con menos dinero.

El minimalismo es un proceso de transformación interna; no podemos pretender tener una casa vacía y minimalista de hoy a mañana.


Intentar convencer a los demás

Sólo porque yo he descubierto algo que me ayuda a ser más feliz, no debo caer en la trampa de creer que ésta es la manera correcta de vivir y que los demás están equivocados. A nadie le gusta que le den el coñazo, con el tema que sea. No hay una única opción correcta, y cada persona evoluciona a su propio ritmo y a su debido tiempo. Intentar convencer a todos tus familiares y amigos de que se hagan minimalistas como tú es la mejor manera de buscarte un montón de broncas y quedarte solo.

En cambio, ábrete y comparte lo que estás experimentando, deja que vean por ellos mismos los cambios que se están produciendo en tu interior. No hay nada que puedas explicarles que les vaya a impactar tanto como ver con sus propios ojos la persona feliz y equilibrada en la que te estás convirtiendo.


Acumular en otras áreas

El minimalismo va mucho más allá del nivel material. A veces nos quedamos estancados en reducir a nivel material, pero empezamos a acumular en otras áreas de nuestra vida. Tal vez nos cargamos con demasiadas tareas y no podemos parar de trabajar, o tenemos una salimos todos los días con mucha gente y no nos damos el espacio para estar a solas con nostros mismos.

La tendencia a acumular suele manifestarse en diferentes ámbitos de nuestra vida. Si no sanamos el problema de fondo, al quitar la acumulación del nivel físico, probablemente la reproduciremos en otras áreas.


El mayor peligro

Atención, porque el minimalismo puede hacer que tu vida se transforme por completo y que nunca más vuelvas a ser el mismo. Cuando menos te lo esperas, el minimalismo te atrapa y te conviertes en una persona equilibrada y feliz, ¡y ya no hay vuelta atrás!