© 2019 Adriana Coines ・ Minimalistamente ・hola@minimalistamente.com
  • Adriana Coines

¿Minimalista o tacaño?



Probablemente, todos los que nos hacemos minimalistas nos preguntamos en un momento dado si no estaremos cayendo en la tacañería en nuestro afán de simplificar las cosas. Y está genial hacerse preguntas y ser un poquito autocríticos para encontrar el punto medio equilibrado que más nos beneficie.


Yo considero que tacaño es aquel que se priva a sí mismo o a otras personas de un bienestar que le sería completamente accesible, con el simple objetivo de gastar menos y acumular dinero en su cuenta bancaria. Pero el que ha entendido correctamente la filosofía del minimalismo sabe que se trata de hacerse la vida más fácil y más cómoda a base de enfocarse en lo esencial, y nunca renunciando a su bienestar. ¿Qué sentido tendría eso?


El minimalista renuncia a gastos que no considera esenciales para su bienestar, y no simplemente para ahorrarse el dinero, sino para invertir ese dinero en otras cosas que sabe que sí que van a tener un impacto profundo en su estado de felicidad y que le van a acercar a su propósito.


Por ejemplo, yo podría elegir seguir llevando un año más esa mochila vieja o ese jersey con un par de agujeritos, y en cambio utilizar mi dinero para comprar libros, o para ir a un concierto, o para hacer un viaje con mi pareja, que son cosas que afectan directamente y de una manera muy positiva a mi vida, mientras que una mochila nueva me haría ilusión, pero no va a enriquecer mi vida como lo hacen los libros, o compartir tiempo con la gente que quiero.


Algunos me calificarán de tacaña, seguro que sí, pero ¿por qué razón debería importarme la opinión de esas personas? Al fin y al cabo es una decisión mía consciente, que a ellos no les afecta en absoluto y que tiene muchas ventajas para mí, en cuanto a mi felicidad.


Si quieres saber algo más sobre cómo dejar de preocuparte por lo que piensan de ti otras personas, échale un vistazo a este artículo.

Como ves, no es lo mismo ser minimalista que ser tacaño. La generosidad es una gran virtud que no es incompatible con este estilo de vida maravilloso.